ELECCIONES EN EEUU: “No fue un triunfo del Partido Republicano, fue un triunfo de Trump”

ELECCIONES EN EEUU: “No fue un triunfo del Partido Republicano, fue un triunfo de Trump”

trump101116El triunfo de Donald Trump dejó mucho material para analistas de EEUU y de todo el mundo. Para echar luz sobre la sorprendente elección del candidato republicano, ámbito.com dialogó con el analista político internacional Javier Maza, quien reside hace dos décadas en Miami, una de las ciudades de la costa este que cimentó la performance del magnate.

“Yo he sido crítico desde que comenzó la campaña, pero en este momento hay que darle a Trump el beneficio de la duda. El discurso de celebración fue inclusivo y equilibrado, con la actitud de un presidente. Ese tono conciliador abre la esperanza de que su gobierno no sea tan malo con muchos predicen”, sostiene.

De todos modos, Maza advierte que “no fue un triunfo del Partido Republicano, fue un triunfo de Trump, lo que para la administración será complicado. En la campaña sembró minas y complicaciones, repartió insultos a diestra y siniestra. Pero sin el Congreso no saldrá adelante, por lo que tendrá que tender puentes. En ese rol puede ser clave su vice, Mike Pence, quien será su operador político y puede añadirle la cuota de astucia que Trump no tiene”.

Apunta además que el nuevo gobierno que asume en enero “tendrá una luna de miel muy corta, porque el obrero blanco que lo hizo ganar no esperará cuatro años a ver resultados”.

Según el consultor y experto en debates, las razones de la inesperada victoria se centran en 4 cuestiones principales:

-“Siete de cada 10 votantes están descontentos con las clase política, y Hillary era vista como la genuina representante del establishment. Votaron por él porque habla como un ciudadano de a pie, que le quería decir a los políticos: “Ustedes son unos estúpidos que no sirven para nada. Por eso logró ganar con promesas muy simples como `voy a hacer que regresen los empleos a Estados Unidos’, aunque nadie sepa cómo va a hacer para lograrlo”.

-“Hubo voto oculto, sobre todo entre los hispanos. Un tercio de ellos votaron por Trump, y ese dato es muy significativo”.

-“La decepción del liberal Gary Johnson. Intentó terciar, pero fue un pésimo candidato por sus resbalones mediáticos. Una vez le preguntaron qué haría con las masacres que tenían lugar en la ciudad siria de Aleppo. Respondió: “¿Qué es Aleppo?” Fue decepcionante. En otra ocasión le consultaron a qué líder mundial admiraba. Se quedó en blanco, no pudo siquiera decir una respuesta elegante, del tipo: ‘Al papa Francisco’. Esos votos desencantados fueron para Trump”.

-“La desafortunada intervención del FBI cuando anunció días antes de las elecciones que no abriría cargos contra Hillary Clinton. Cuando parecía que por fin comenzaba el romance de la candidata demócrata con los votantes, esa declaración volvió el tema a la primera plana y le enfrió la campaña”.

Maza es cauteloso sobre las consecuencias que una administración Trump pueda tener sobre América Latina, debido a que el republicano “luego de ganar dejó de ser un outsider y a partir de allí se convirtió en político. Sería de esperarse que su nuevo discurso marque un poco el tono a futuro”.

En ese sentido, irónicamente señala que lo mejor que podría pasar “es que haga lo que hacen todos los políticos, que una vez que llegan al cargo no cumplen sus promesas de campaña. En ese caso sería bueno que no construya ningún muro, ni deporte indocumentados, ni anule tratados de libre comercio. Que no cumpla con su discurso de confrontación”.

¿Qué pasó en Miami?

“Miami y Florida fueron realmente una gran sorpresa porque se esperaba, como se dice en el boxeo, una definición por puntos. En un territorio siempre muy esquivo, Trump ganó por 1,7%. Parece una escasa diferencia, pero en ese contexto fue contundente. Por eso tampoco hay que minimizar lo logrado por el candidato republicano: recordemos que tumbó a 16 precandidatos, cinco de ellos ‘pesos pesado'”.

Por un momento, Maza fantasea con lo que hubiera pasado si el lugar de Hillary hubiera sido tomado por su rival de internas, ‘Bernie`Sanders. “Pienso que Sanders hubiera captado el voto millenial, el voto joven que nunca sintonizó con Clinton. Pero ya está, es tarde”.

Respecto a la carrera política de Hillary es terminante: “No la tiene, su carrera terminó aquí mismo”. Aunque prevé para ella un futuro de charlas y presentaciones en congresos alrededor del mundo. Para el Partido Demócrata a su entender, lo que sobrevendrá es un camino largo de transición, “una etapa de revisión muy profunda para entender lo que pasó”. (ámbito.com)

Comentarios